Una cosa grande y verdadera hay todos los días por la mañana.

Nota de Alfonso de Zamora, manuscrito de Leiden (¿década de 1530?).
Alfonso pasaba de los sesenta años.

http://live.goear.com/nsec/sst6/mp3files/01092010/299758096ac4261bc7b7fb63226ab53a.mp3″

«¡Ay, triste que vengo!», pavana de Juan del Encina (contemporáneo de Alfonso de Zamora), recogida en el manuscrito conocido como Cancionero de Segovia, conservado en el Archivo Capitular de la Catedral de Segovia.