Nunca digas: ¿Qué es la causa que los tiempos pasados fueron mejores que éstos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría.

Eclesiastés, vii, 10 (trad. de Casiodoro de Reina)

Pues, como siempre digo, los hebraístas comenzamos en la Creación y concluimos con la Guerra de los Seis Días. A fin de cuentas, los judíos siempre han estado en todos los lugares y en todas las épocas, lo que nos permite a los hebraístas una visión muy sintética de la Historia.

«Fernando Díaz Esteban, elegido académico de la Historia», ABC (edición de Madrid), 21 de junio de 2003, pág. 67.

Da gusto haberse formado en una disciplina que tanto abarca. Supongo que por eso en el Hebraísmo puede darse una cierta inflación de todólogos, como se estila, por otra parte, en todas las Filologías interpretadas a la española (la Real Academia de la Historia a la que tan dignamente pertenece Don Fernando –y en el sillón que ahora ocupa, Álvaro Galmés de Fuentes antes que él– es el «intelectual colectivo» que dio a las prensas, para asombro del mundo, un volumen intitulado España. Reflexiones sobre el ser de España, Madrid, RAH, 1997. Rasquen, rasquen y vean, que decía el otro). Lo que no sé es porque Don Fernando nos detiene a finales de los años 60: a la vista está en la foto que se puede seguir más allá de 1967. Hasta se debe. Pero cada cual sintetiza como quiere (y Dios con todos). De lo de empezar a contar con «la Creación» no diremos nada: deformación profesional.

Por cierto que, si tienen curiosidad, en la foto está representada la primera cabañuela ritual (sukká; סוכה) levantada en Figuig (فجيج), en la Región del Oriental (الجهة الشرقية) de Marruecos (antiguo «Sur oranés») en, por lo menos, treinta años (si no cuarenta o cincuenta). La foto es de octubre de 2008 (tishré de 5769 AM) y la sacó Wissem Gueddich (وسام قديش). La cabañuela la pagó y la levantó la municipalidad de Figuig , lo que probablemente la convierte en la primera cabañuela ritual  de titularidad pública de… ¿toda la historia del Magreb? (y del Mashreq, ya puestos).

A todo esto: felices cabañuelas (o lo que queda de fiesta).