En este loco mundo universitario de hogaño y antaño, tan cerca siempre de las partes pudendas de una anónima aunque citadísima Bernarda, no sabe uno nunca si va a terminar dentro o fuera del citado mundo aunque resulte constatable lo fuera del mundo que se quedan los que se quedan dentro del mundo universitario (dicho sea sin ánimo de ofender). Como de barbas del vecino puestas a remojar ando sobrado, de vez en cuando conviene aprender los oficios que puede uno desempeñar en la vida tras dejar de ser académico, siguiendo el ejemplo de los hómines antecessores de uno. De Isaac Pallache, por ejemplo:

Ma un fiero colpo alla famiglia lo infligge Isaac, la figura forse più avventurosa della prosapia, che, prima docente all’Università di Leyda, nel 1631 abiura per convertirsi al protestantesimo, quindi tronca la carriera universitaria per lanciarsi nel contrabbando di armi a favore del marabutto Sidi Ali ben Musa, uno dei più grandi nemici del sultano ash-Shaykh: la sua posizione politica, i suoi interessi e le sue scelte si separano così da quelli della sua famiglia, fedele servitrice del sultano, la quale perciò lo esclude dall’asse ereditario e lo trascina in tribunale. Imbarcatosi su una nave della Compagnia delle Indie orientali, raggiunge il Brasile, gettandosi nell’avventura coloniale che gli olandesi hanno avviato dal 1630 con grande successo, grazie proprio all’aiuto dei mercanti ebrei di Amsterdam. Fa ritorno nel 1640.

Pero el más duro golpe a la familia lo infligió Isaac, la figura quizá más aventurera del linaje que, habiendo sido profesor en la Universidad de Leiden, abjuró en 1631 para convertirse al protestantismo, tras lo que deja la carrera universitaria para lanzarse al contrabando de armas en favor del morabito Sidi Ali ben Musa, uno de los mayores enemigos del sultán Ashsháij: su posición política, sus intereses y sus opciones divergen por tanto de su familia, fiel servidora del sultán, por lo que lo desheredan y lo llevan a juicio. Embarcado en un navío de la Compañía de las Indias Orientales, llega a Brasil, donde se enfrasca en la aventura colonial que los holandeses estaban llevando a cabo desde 1630 exitosamente, gracias de forma señera a la ayuda de los comerciantes judíos de Amsterdam. Vuelve en 1640.

Mientras, en la misma época y en la misma familia (mal avenida):

Al 1650 risale l’ultima notizia su Mosè, che, come scrive il re del Marocco agli Stati generali delle Province Unite, chiede di sposare per levirato la sua cognata, così da ereditare il patrimonio del fratello. La vedova però rifiuta di trasferirsi in Africa e le leggi del paese europeo non consentono di obbligarla. Mose doveva avere più di settant’anni.

De 1650 tenemos la última noticia sobre Moisés que, como escribe el rey de Marruecos a los Estados Generales de las Provincias Unidas [de los Países Bajos], solicita casarse por levirato con su cuñada a fin de poder heredar el patrimonio de su hermano. La viuda se niega a mudarse a África y las leyes del país europeo no permiten obligarla. Moisés debía de tener más de setenta años.

Todo esto, y alguna cosa más, lo cuenta Giovanna Fiume en las páginas 239 y 240 de su libro Schiavitù mediterranee. Corsari, rinnegati e santi di età moderna («Esclavitudes mediterráneas. Corsarios, renegados y santos en la Edad Moderna»), Milán, Bruno Mondadori, 2009.

A fecha de hoy, la referencia básica sobre los Pallache es el libro de Mercedes García-Arenal y Gerard Wiegers, tanto en su versión original española: Entre el Islam y Occidente. Vida de Samuel Pallache, judío de Fez, Madrid, Siglo XXI, 1999; como en su transmutación al inglés, a cargo de Martin Beagles, A Man of three worlds: Samuel Pallache, a Moroccan Jew in Catholic and Protestant Europe, Baltimore, The Johns Hopkins University Pres, 2003, de donde saca (pág. 197 de la edición española) Fiume una coda a la historia de la familia que no sé muy bien a cuento de qué viene con sus intereses del siglo xvii:

La famiglia Pallache condivide senza dubbio la sorte della dinastia saadita, alla cui ombra ha costruito la propria fortuna e conosciuto il proprio declino: dalla morte del sultano al-Shayj [sic] nel 1663 non si fa più menzione di loro, che si disperdono tra Livorno, Smirne, Amsterdam. Nel 1900, un Isaac van Juda Palache è rabbino della comunità portoghese di Amsterdam; un Juda Lion Palache, professore di lingue semitiche in quella università, è deportato ad Auschwitz, dove muore nel 1944.

La familia Pallache comparte sin duda la suerte de la dinastía saadí, a cuya sombra construyó su fortuna y cuyo declive conoció: desde la muerte del sultán Ashsháij en 1663 no se les vuelve a mencionar, dispersado en Liorna, Esmirna y Amsterdam. En 1900, Isaac van Juda Palache era rabino de la comunidad [judía] portuguesa de Amsterdam; Juda Lion Palache, profesor de lenguas semíticas en esa universidad [de Leiden], fue deportado a Auschwitz, donde murió en 1944.

Vueltas y revueltas, que decía el otro: como para no canturrear que ayer se cayó una torre (« Anda, ve y dile a tu madre, / si me desprecia por pobre, / que el mundo da muchas vueltas / y ayer se cayó una torre »).

Detalle del cartel anunciador de la película ¿Adónde vas, Moshé? (Où vast-tu Moshé? / فين ماشي يا موشي؟) de Hassan Benjelloun (حسن بنجلون).