En realidad, y agradeciendo que me lo haya señalado Yannick Nexon, en lo que tendría que andar enfrascado es en Vatican Archives: An inventory and guide to historical documents of the Holy See de Blouin, Coombs, Yakel, Carlen y Gill (Oxford University Press, 1998 y 500 y pico de páginas en 8º) que, según me dicen, tiene «todas las virtudes de cómo trabajan los americanos y todos sus defectos» (yo debo de ser más simple que el mecanismo de una peonza porque en nuestro breve contacto, por el momento, solo le he visto virtudes). Pero ayer, que fue un primer día de currelo romano y de bastante confusión bibliográfica, me puse con lo que me pareció más obvio: Sussidi per la consultazione dell’Archivio Vaticano, a saber, el schedario Garampi, los Registri Vaticani, los Registri Lateranensi, las «Rationes Camerae» y el Archivio concistoriale (que no consistoriale, parece), «nueva edición revisada y ampliada de Germano Gualdo» (Ciudad del Vaticano, Archivio Vaticano, 1989). Y parece que por el «Fichero Garampi» tenemos que pasar todos, como si fueran unas horcas caudinas de la erudición vaticana:

Lo «Schedario Garampi», che riprende il nome del noto studioso ed erudito Giuseppe Garampi (1725-1792), prefetto dell’Archivio Vaticano, poi nunzio e cardinale, è oggi un complesso di Indici divenuto familiare a quanti frequentano questo archivio, e inoltre è uno istrumento di ricerca assai consultato da chi si occupi di storia del basso medioevo e dell’età moderna. La conoscenza dello Schedario Garampi rappresenta in genere una specie di iniziazione per i ricercatori che per la prima volta entrano in contatto con l’Archivio, una faticosa ma necessaria propedeutica alla compresione della sua complicata articolazione e dei problemi non sempre facili che pone l’indagine nei suoi fondi.

Lo Schedario è costituito oggi da 125 volumi […].

El «Fichero Garampi», que toma el nombre del célebre estudioso y erudito Giuseppe Garampi (1725-1792), prefecto del Archivo Vaticano, luego nuncio y cardenal, constituye hoy un conjunto de índices que se han vuelto familiares a quienes acuden a ese archivo, además de ser un instrumento de investigación de consulta frecuente para quienes tratan de la historia de la Baja Edad Media y la Edad Moderna. Conocer el Fichero Garampi representa principalmente una especie de iniciación para los investigadores que toman por primera vez contacto con el Archivo, cansada aunque obligada propedéutica previa a la comprensión de su complicada estructura y de los problemas no siempre fáciles que provoca el examen de sus fondos.

El Fichero está hoy constituido por 125 volúmenes […]

Il grande Schedario Garampi si presenta quindi soprattutto come un indice o repertorio alfabetico, da utilizzare con somma pazienza e particolare acribìa. […] Apparve tuttavia subito evidente che la difficoltà di decifrazione delle schede Garampi era grave, forse insuperabile; ci sarebbe voluta una chiave di lettura di facile impiego anche da parte di un semplice studioso. […] Fu un oratoriano francese, Louis Guérard, il primo ad assumersi il compito di fornire in proposito una guida sufficientemente ampia, assai utile agli studiosi del primo quarto di questo secolo. Pubblicato prima nel 1900 [Annales de Saint-Louis-des-Français, juillet 1900] e poi (con modifiche e correzioni) nel 1901 [Petite introduction aux inventaires des archives du Vatican, París, Picard], il lavoro è dedicato agli indici dell’Archivio Vaticano, e riserva largo spazio e interessanti annotazioni allo Schedario Garampi. Il Guérard si è certamente giovato delle indicazioni e informazioni ottenute dagli stessi archivisti, ai quali per converso il suo lavoro fu di stimolo ad approntare qualcosa di simile. La presentazione appunto dello Schedario Garampi, pubblicata nei Sussidi venticinque anni dopo, riprende infatti a volte le stesse espressioni ed osservazioni che si leggono nel saggio del Guérard. Ci sembra doveroso ricordarlo.

El gran Fichero Garampi se presenta por tanto, sobre todo, como un índice o repertorio alfabético, utilizable con suma paciencia y singular atención. […] Resultaba, sin embargo, de todo punto evidente que la dificultad de descifrar las fichas Garampi era importante, tal vez insuperable; habría hecho falta una clave de lectura de uso sencillo incluso para un simple estudioso. […] Fue un oratoriano francés, Louis Guérard, quien primero asumió la tarea de proporcionar una guía específica, de suficiente amplitud y utilidad, a los estudiosos del primer cuarto del presente siglo [xx]. Publicado por primera vez en 1900 [Annales de Saint-Louis-des-Français, julio de 1900] y más tarde (con modificaciones y correcciones) en 1901 [ Petite introduction aux inventaires des archives du Vatican, París, Picard], el trabajo trata de los índices del Archivo Vaticano y dedica un amplio espacio e interesantes anotaciones al Fichero Garampi. Sin duda, Guérard se aprovechó de las indicaciones e informaciones que obtuviera de los propios archiveros, para quienes, a su vez, este trabajo fue estímulo para alistar algo de naturaleza semejante. La presentación justamente del Fichero Garampi, publicada en los Sussidi veinticinco años despuñes, retoma de hecho, en ocasiones, las mismas expresiones y observaciones que están escrita en el ensayo de Guérard. Nos parece obligado mencionarlo.

G. Gualdo, Sussidi per la consultazione, págs. 1 y 3-5.

Maëlle me remata las indicaciones bibliográficas sobre el áleph borgiano del Vaticano advirtiéndome que tampoco me haga muchas ilusiones del provecho que me dé Vatican Archives: inventory and guide y haciéndome una recomendación libresca de la que saco una expresión feliz:

«Prenez de l’Italie tout ce que vous pourrez», avait coutume de dire Mgr Duchesne aux jeunes Farnésiens à leur arrivée à Rome. J’ai pris. Beaucoup. Solde-t-on jamais pareille dette? Est-il seulement convenable d’y songer?

«Tomen de Italia cuanto les sea posible», tenía por costumbre decir Monseñor Duchesne a los jóvenes pensionados del Palacio Farnese cuando llegaban a Roma. No me he privado de tomar. Mucho. ¿Se da alguna vez por saldada semejante deuda? ¿Conviene siquiera pretenderlo?

Olivier Poncet, Les entreprises éditoriales liées aux archives du Saint-Siège: histoire et bibliographie (1880-2000), Roma, École Française, 2003, pág. 1 («avant-propos»).