טעויות

את חושבת שאני מגיע סוף-סוף, אבל אלה
הם רק צעדים כבדים ראשונים של גשם.

את חושבת שזהו צער חדש, אבל זהו
רק קיר מסויד מימים ימימה.

זהו פיתוי מפותל, את חושבת,
אבל זה רק נחש עשוי ניר-משי.

את חושבת שזו יריה בודדת,
אבל רק רוח טרקה איזו דלת.

את חושבת שזה אני,
אבל זה רק אני.

Errores

Te crees que por fin estoy llegando, pero estos
no son más que los primeros pasos arrastrados de la lluvia.

Te crees que esta es una pena distinta, pero esto
no es más que una pared vuelta a encalar como toda la vida.

Te crees: «Esto es una tentación sin rectas»,
pero esto no es más que una serpiente hecha de papel de seda.

Te crees que este es un solo disparo,
pero no es más que una corriente de aire que da un portazo.

Te crees que este soy yo,
pero este no soy más que yo.

Dan Pagis (1930-1986).

Nunca es tarde si la enmienda es buena. El autor de Sermón no es Nathan Zach, claro, sino Dan Pagis (¿en qué andaría yo pensando?). Por otra parte, y con la disculpa expresa de la curiosa lectora y del atento lector, permítanme señalarles este locus amoenus, de factura espartana y de soluciones de felicidad diversa (igualito que estas mías) pero de empeño loable y esfuerzo notorio.

(Por si fuera necesaria información, conviene apuntar que la segunda persona singular a la que se dirige la voz poética de Dan Pagis en el poema transcrito arriba –«te crees…»– es femenina).