«El extranjero» (fragmento), foto de Una cierta mirada, 10 de enero de 2009.

«El extranjero» (fragmento), foto de Una cierta mirada, 10 de enero de 2009.

«Contra o mundo há-de ser, que nos rejeita,
Culpados de inventar a liberdade.»

J. Saramago, «Julieta a Romeu», Os poemas possíveis (1699, 1982).i

ANY_CHARACTER_HERE

É certo que os cristãos-novos, descendentes do sangue hebreu, não pedem nem pretendem perdão geral, porque o perdão é remédio para culpados, e eles querem só remédio para inocentes; e assim suplicam e só requerem que o Sumo Pontífice ouça as claríssimas razões dos gravames que apresentaram, e os mande examinar juntamente com todas as razoes em contrário, papéis e requerimentos do Santo Ofício de Portugal, e que, depois de ouvidas ambas as partes, julgue Sua Santidade o que for mais conveniente à Fé e à justiça, e aplique remédio eficaz para que em Portugal padeçam os culpables, sem gravame dos inocentes; sejam queimados os judeus e os hereges, mas estejam seguros os católicos; castigue-se o crime do judaísmo, mas não se faça crime do sangue; escolha-se o trigo, e abrase-se a cizânia. E quem negará ser tal requerimento justíssimo?

ANY_CHARACTER_HERE

Cierto es que los cristianos nuevos, descendientes de la sangre hebrea, no piden ni pretenden perdón general, porque el perdón es remedio de culpables y ellos solo quieren remedio de inocentes. Y así suplican y solo requieren que el Sumo Pontífice oiga las clarísimas razones de las vejaciones que presentaron, y los mande examinar junto con todas las razones que las contradigan, papeles y requerimientos del Santo Oficio de Portugal, y que, oídas ambas partes, juzgue Su Santidad lo que más conveniente fuera para la fe y la justica, y ponga remedio eficaz para que en Portugal padezcan los culpables, sin desdoro de inocentes. Que se queme a los judíos y los herejes, pero que estén seguros los católicos. Que se castigue el crimen de judaísmo pero que no se haga crimen de la sangre. Que se escoja el trigo y que se abrase la cizaña. ¿Y quién habrá de negar que tal requerimiento sea justísimo?

ANY_CHARACTER_HERE

¿Padre António Vieira? (1608-1697), Desengano católico sobre a causa da gente de nação hebreia (¿1674?).

ANY_CHARACTER_HERE

Me parece: que bien está escribir la historia del antisemitismo. Y no: los árabes pueden ser antisemitas aunque ‘sean’ semitas. El antisemitismo es el antijudaísmo que, según épocas históricas, es provocado censurablemente por odio religioso, por preocupante odio genealógico o, finalmente, por grave odio biológico de fundamentación racista y ambición genocida. Y a fe que se cumplió tal ambición.

No se me líen ustedes con nominalismos de barraca de feria o de foro de internet de tres al cuarto. Antisemitismo se refiere a los judíos, exclusivamente. Es una invención cientifista del siglo xix (como tantas otras desgracias). De la misma escuela, aunque con intención opuesta y casi por reacción a los ‘antisemitas’ primigenios, por la que las comunidades judías de Europa se empezaron a llamar ‘israelitas’ en el mismo siglo xix. Los árabes son tan semitas como yo hispanorromano. Más o menos igual. Y la pregunta «¿qué somos los españoles?» tiene tela. Pero la de «¿qué son los árabes (y qué es ser árabe)?» la tiene bastante más y sin embargo se pregunta bastante menos. Y no se me preocupen: los odios dirigidos a árabes y musulmanes tienen entidad y etiqueta propia. Maurofobia, arabofobia e islamofobia. Será por etiquetas…

Más discreta ha sido la historia del filosemitismo (o sea, de la judeofilia). Y bien está a veces inquietarse, que no es que la judeofilia se cometa con alevosía menor que la del antisemitismo.

Pero yo, qué quieren que les diga, de lo que de verdad tengo ganas y no tengo de donde echar mano de momento (y lo que te rondaré morena), es de leer la Historia universal de la indiferencia. Será por fuentes…

ANY_CHARACTER_HERE

«Zarabanda» de la suite de clavicémbalo en re menor (n.º de catálogo HWV 437) de Georg Friedrich Händel (1703-1706).

ANY_CHARACTER_HERE

i‘Contra el mundo ha de ser, que nos rechaza, / culpados de inventar la libertad.’