Piazza delle Cinque Scole, finales del s. xix-principios del s. xx, Museo di Roma, Archivio Fotografico Comunale.

Piazza delle Cinque Scole, finales del s. xix-principios del s. xx, Museo di Roma, Archivio Fotografico Comunale.

Dos mejor que uno. No es que estuviera buscando cómo responder una pregunta («¿El hebreo tenía algún uso como lengua de comunicación oral en la época del Doctor Mirabilis) cuya respuesta lleva rondando por aquí más de la cuenta (y que acabará respondiendo más bien a una hipotética pregunta «¿Cuándo, cómo y cuándo fue el hebreo medio de comunicación oral en la Diáspora judía?») y me encontré en las preguntas con respuestas (o responsa si nos ponemos eruditos y latinos) de Moisés ben Israel Isserles (איסרלישׂ), que vivió entre 1520 y 1572 en Polonia, con dos respuestas que no esperaba. Juzguen ustedes:

וגם בהברת מבטא הלשון העברית שונים הם ביניהם בשיעור גדול כל כך, עד שרק בקושי מבינים האיטלקיים והמזרחיים את האשכנזים בדברם עברית ביניהם, ואין בהם אשר שפתותיהם ברור מללו בעברית על פי כללי הגראמאטיקה שקורין דקדוק, כמו האיטלקים.

Igualmente, en el acento con que pronuncian el hebreo se diferencian [judíos asquenacíes e italianos] en gran medida, hasta tal extremo que solo con dificultad entienden los italianos y los orientales a los asquenacíes al hablar hebreo entre ellos, ni hay entre ellos [los asquenacíes] que platiquen en hebreo con claridad según las reglas de la ‘gramática’ [sic], que llaman diqduq, como [hacen] los italianos.

כאשר גזר האפיפיור גריגוריוס הי”ג בשנת אלף חמש מאות שמונים ש”מ, שכמרים ידרשו בשבח הנצרות בבתי כנסיות של רומא, חיפשו אחרי דרשנים, כנראה מומרים, יודעי עברית כדי שהמתפללים יבינו אותם. סימן הוא שהבנת העברית המדוברת היתה נפוצה בין יהודי רומא.

Cuando decretó el papa Gregorio XIII en 1580 (¿«cómputo local» = ש”מ?) que los curas predicaran para gloria del cristianismo en las sinagogas de Roma, buscaron a predicadores, apóstatas según parece, que conocían el hebreo para que los fieles les entendieran. Es señal esto de que la comprensión del hebreo hablado estaba extendida entre los judíos de Roma.

Ambas noticias están tomadas del ¿ítem? (= סימן) n.º 130 de los responsa de Moisés b. Israel Isserles (¿o Isarles?), según la edición del rabino Asher Ziv, Jerusalén, Imprenta Hemed, 5731 (=1970), digitalizada por el Proyecto Responsa, que se corresponde con las págs. 202a-203b de esta edición, establecida a partir de las ediciones de Hanau, 5470 (=1712) y Amsterdam, 5471 (=1713).

Otro día seguiremos sacándole punta a tan ameno ítem (nos pasaremos un rato zascandileando por Italia. Nada de provecho, claro está, como se suele por aquí).