Así no son formas: sin aviso y de tapadillo, sin hacer ocasión de la efeméride, sin distraerse siquiera y por anticipado de la melancolía, subyugados por la nostalgia del futuro.

Así no son formas.

(«De res no ens val l’enyor o la complanta…»)