[En la misma serie.]

«La felicidad posible…»

Juan Diego Flórez canta 'La flor de la canela' desde la terraza del Teatro Real de Madrid (2 de junio de 2009).

Juan Diego Flórez canta 'La flor de la canela' desde la terraza del Teatro Real de Madrid (2 de junio de 2009).

Juan Diego ha comprendido hace mucho tiempo que el canto es aire. Y no se ha conformado. Ha llenado ese aire de luz, de serenidad, de belleza sonora. Lo hace todo con una extraordinaria naturalidad y transmite una sensación de placer atemporal, extraño, de otra galaxia. En la sociedad actual del espectáculo y las ocurrencias con pretensiones de genialidad Juan Diego representa la pureza. En vez de recrearse en los efectos especiales los humaniza. Su canto fluye con una sensibilidad alimentada por la inteligencia. Tiene tanto corazón como cabeza, desprende tanta calma como alegría. […]

Dedicó el recital al inolvidable Alfredo Kraus, fallecido hace diez años. Fue un detalle de un gusto exquisito. Las huellas del tenor canario flotaban en el ambiente. […]

Le gritaron desde la sala «qué majo eres» y nos sentimos identificados con el espontáneo. Puso Juan Diego al público en pie con la exhibición de sobreagudos de arias de ‘El barbero de Sevilla’ o La ‘hija del regimiento’ y llegó al corazón con una versión apasionada de ‘Júrame’ o, ya en la calle, desde el balcón, dirigiéndose al público de la plaza de Oriente, con ‘La flor de la canela. Juan Diego Flórez demostró una vez más que el canto puede ser un vehículo idóneo para transmitir la felicidad posible.

José Ángel Vela del Campo, «El aire, la luz (Crítica: ópera)», El País, 3 de junio de 2009; sobre el recital de Juan Diego Flórez en el Teatro Real de Madrid, el martes, 2 de junio de 2009, retransmitido en directo por pantalla gigante a los congregados en la Plaza de Oriente.

Cerramos la paradeta unos días, hasta la semana que viene. Si me queréis escribir, ya sabéis mi paradero. Que terminemos con bondad y clareza esta semana y que empecemos con los mismos dones la que viene. (Se queda abierto, como es de rigor, nuestro servicio de bar).