Onze vezes de folhas revestida,
Onze vezes de flores adornada,
Onze vezes de fruto carregada
Te vi, ameixieira, aqui nascida.
Outras tantas também te vi despida,
De folhas, flores, frutos despojada,
Pelo rigor do Inverno saqueada,
E a seco tronco toda reduzida.
Também a mim me vi já revestido
De folhas, flores, frutos adornado,
De amigos e parentes assistido.
De todas eis-me aqui tão desprezado;
Mas tu voltas a ter o que hás perdido,
E eu não terei já mais o antigo estado

Almendros en la niebla

Once veces con hojas revestido,
Once veces de flores adornado,
Once veces de fruto bien cargado
Te he visto, almendro, aquí nacido.
Otras tantas también te vi desnudo,
De hojas, flores, frutos despojado,
Por el rigor de invierno saqueado,
Y a seco tronco todo reducido.
También a mí me he visto revestido
De hojas, flores, frutos adornado,
De amigos y parientes asistido.
De todos heme aquí tan despreciado;
Mas a ti, te ha de volver lo ya perdido,
Y yo, no he de tener jamás mi antiguo estado.

António Serrão de Castro (1610-1684), cristiano nuevo portugués, que pasó diez años en las cárceles de la Inquisición, donde escribió este soneto.

«Ruínas», del disco Pasión de Rodrigo Leão, 2000; «Almendros en la niebla», foto de Miguel Roa Guzmán, 5 de enero de 2009.

Anuncios