Albert Cohen es una debilidad personal. Por razones incomprensibles, siento un prejuicio favorable hacia los judíos. Y, por razones que entiendo perfectamente, simpatizo fervorosamente con las personas que padecen una enorme pereza al ponerse a escribir.

Enric González, «Comeclavos», El País, 31 de mayo de 2009.

Post-scriptum: Mientras, en España