Després Coromina – que sembla tenir un dia de loquacitat – es dirigeix a mi i em diu amb una cara de mal humor:

– Un dia parlarem de la Universitat. La Universitat és la creació més directa de la nostra burgesia, de la nostra hòrrida burgesia. Per comprendre el que dic, feu, si us plau, aquesta prova: amb un analfabet, us hi entendreu sempre; amb un home que llegeix el diari i sap la regla de tres, ja us serà més difícil; amb un home de carrera, no hi dialogareu, seriosament, mai.

Después, Coromina – que parece tener un día de locuacidad – se dirige a mí y me dice con cara de mal humor:

– Un día hablaremos de la Universidad. La Universidad es la creación más directa de nuestra burguesía, de nuestra hórrida burguesía. Para comprender lo que digo, haga, si me hace el favor, esta prueba: con un analfabeto, se entenderá usted siempre. Con un hombre que lee los periódicos y se sabe la regla de tres, ja le resultarás más difícil. Con un hombre con estudios, no dialogará en serio nunca.

Josep Pla, El quadern gris («El cuaderno gris»), apunte del 29 de mayo de 1919.

Post-scriptum: Me fascina la discusión en los comentarios del Quadern gris en internet. Localizan los comentaristas un presunto castellanismo en el catalán de Pla («em dóna la sensació») y solicitan, con fruición, que lo corrijan (por «em fa la sensació», «em fa l’efecte»). Vamos que le enmiendan la plana… ¡a Josep Pla! Ramon Torrents, del equipo del Quadern bloguero, confirma que en la primera edición impresa salía «dóna». En la segunda, ya «fa». Yo, por si acaso me lo apunto en el cuadernillo grandes historias de la ingeniería lingüística: teoría y práctica.