beach-dialogue

Terges, «Beach dialogue», 17 de mayo de 2008 [todos los derechos reservados al autor, incluido el de decirme que quite la foto, solo faltaría].

Ando un poco ajorado últimamente y tiene pinta de durar. Solo quería pasar para darles las gracias por los comentarios que me han hecho llegar y que ando a ver si contesto mejor con pausa que con prisas. Así que gracias a los Países Bajos vía Chicago; a Castellón vía Roma; a Zaragoza vía Perujia; a Madrid vía El Escorial; a Murcia; a Valencia vía Barcelona; a Cayey vía París; a la Mitteleuropa catalana vía paradójicamente Madrid…

Pero ahora no me quedan más excusas
porque se vuelve aquí
siempre se vuelve.
La nostalgia se escurre de los libros
se introduce debajo de la piel
y esta ciudad sin párpados
este país que nunca sueña
de pronto se convierte en el único sitio
donde el aire es mi aire
y la culpa es mi culpa
y en mi cama hay un pozo que es mi pozo
y cuando extiendo el brazo estoy seguro
de la pared que toco o del vacío
y cuando miro el cielo
veo acá mis nubes y allí mi Cruz del Sur
mi alrededor son los ojos de todos
y no me siento al margen
ahora ya sé que no me siento al margen.

Quizá mi única noción de patria
sea esta urgencia de decir nosotros
quizá mi única noción de patria
sea este regreso al propio desconcierto.

Mario Benedetti, «Noción de patria» (1963).