No, otro libro impreso de Alfonso de Zamora, no… ¿Pero es que este hombre no sabía estarse quieto? ¡Que si el sábado no era ya su día del Señor, que lo fuera el domingo! Y además, un libro inédito, porque de este si que no habría hablado nadie, nadie, nadie desde hace lo menos quinientos años.

En fin, espero que sea una falsa alarma, porque, si no, no voy a acabar la tesis fino alla prossima morte di papa, y con lo que duran hoy en día estos bávaros que han hecho la Guerra