Y ya hablando de todo un poco, magnífico el ¿neologismo? hebreo para falsificabilidad (réfutabilité que dicen los hijos de Derrida): הפרכה. Conciso, directo, claro, sonoro, eufónico.

Anuncios