«Su firma, “El mº Aº de Çamora “, en un convenio con el rector, en 11 de noviembre de 1530, por el que “toma a su cargo apuntar vn libro ebrayco para la librería del colegio, que es la glosa de los Profetas, mayores y menores”, por precio de ocho ducados. – Lib. 4 f., fol. 199», Antonio de la Torre, «La casa de Nebrija en Alcalá…», 1945, pág. 202, nota 72.

אני אלפונשו די סאמורה נקדתי פירוש הספר הזה וסימתי אתו ביום ד יד יום לחדש אוטוברי שנת אלף ותק ולא [ולד] למנין ישועתנו בכאן במתא אלכלה די אינאריש במאמר המורה וחכם גדול בחכמת אלהים דון יואן ג’יל מתקן ושופט בבית החכמה הזה : והנני משביע לו ולכל הבאים אחריו שבועה גמורה וחמורה בשם ישוע משיח גואלנו שאם יהיה בידם לשפוט כמוהו שלא יתן [יתנו] קריאת מושב הלשון הזה אלא למי שידע לקרא בפירוש הזה כדי שלא יונה לתלמידים המתאוים ללמוד הלשון הזה : שנת

Yo, Alfonso de Zamora, vocalicé el comentario de este libro, acabándolo el miércoles, 14 de octubre de 1531[31], de la era de nuestra salvación, aquí, en la ciudad de Alcalá de Henares, por orden del Profesor y gran teólogo, Don Juan Gil, mĕtaqqen y šofeṭ de esta Universidad. Yo le insto, a él y a todos los que le sucedan, a que juren de forma solemne en nombre de nuestro salvador Jesucristo que, si tuviesen una responsabilidad tal que la suya, que den el lectorado de la cátedra de esta lengua solo a quien sepa leer este comentario, de forma que no pueda abusar de los alumnos deseosos de aprender esta lengua. Año

«Colofón […] en el margen inferior del último folio impreso de ese primer volumen», Carlos Alonso Fontela, «Anotaciones de Alfonso de Zamora en un Comentario a los Profetas Posteriores de Don Isaac Abravanel», Sefarad, xlvii, 2 (1987), págs. 227-243, en la pág. 228. Mi edición está tomada por el momento de la suya; mi traducción, no. Los dos volúmenes del Comentario de Abravanel son las cinquecentine cuyas signaturas son Madrid, BUCM, BH DER 687 [primer vol.] y 686 [segundo vol.], signaturas que no dejan de tener su punto de ironía…

Cabe preguntarse con Carlos Alonso: ¿Quién era este Juan Gil? ¿Qué eran esos cargos de la Universidad que Alfonso traduce por mĕtaqqen como «corregidor» o como rector, es decir, el que endereza algo, el que lo pone derecho, es decir, recto; y šofeṭ? «Jueces», efectivamente la Universidad tenía y seguro que García Oro dice alguna cosa, pero no acabo de encontrar donde.

Anuncios